Una gran frase de nuestro amigo Homero Simpsons