La sociedad nos educa desde muy pequeños que debemos hacer parte del sistema y nos obliga a que vayamos a la guardería, levantarnos por la mañana y seguir