Menudo susto cuando en algún momento de flaqueza te dan ganas como de enamorarte otra vez. Menos mal que ha sido solo un instante. Y es que pensar