Somos varios aquí los que crecimos con El chavo del Ocho, a estas alturas todo un clásico de la televisión mexicana. Horas y horas de risa junto al