¿Cuantos somos los que trabajamos horas y horas en la semana, arduamente sentados en un escritorio redactando informes y/o programando cosas en el computador, esperando ansiosamente que llegue